Don de Consejo – Padres, hermanas y discípulos del Buen Consejo

Principios que iluminan la formación de los Discípulos del Buen Consejo

“El Espíritu Santo pone en movimiento el don de Consejo como una causa motora; pero el alma en gracia colabora como causa instrumental a través de la virtud de la prudencia”[1]. En el Discipulado se sabe, se vive y se enseña, que la prudencia es para el don de Consejo, la fidelidad para la confianza, el discernimiento para la Dirección Espiritual y el amor para la vida fraterna.

Ahora sí, iniciemos a entender….

  • ¿Quién es un discípulo? Es el que esta siempre a la escucha de la palabra de Dios a los pies de Jesús – palabra viva hecha carne.
  • ¿Quién es un discípulo del Buen Consejo? Es el discípulo, que ha recibido el Don de Consejo del espíritu Santo.
  • ¿Qué es el discipulado? Conjunto de discípulos con un mismo carisma, una misma espiritualidad, una misma misión, un mismo evangelio y un mismo fin: dar gloria a Dios.¿Qué es el discipulado del Buen Consejo?  Es una comunidad que ha recibido del Espíritu Santo el Don de Consejo, que los identifica.

Tengamos en cuenta:

  • Para comprender el apoyo bíblico, se sugiere utilizar la Biblia de Jerusalén
  • Todo está dado Desde el derecho propio
  • Orar y servir es el mandato. Orar “ES BUSCAR A DIOS” y servir “ES HACER EL BIEN”, el mayor bien es dirigir las almas hacia Dios [2]
  • Contemplar es encontrarse con Dios, en Cristo vivo “Palabra de Dios hecha carne”
[1]  ROYO Marín, Antonio. El Gran Desconocido, El espíritu Santo y sus dones. Ed. BAC, pág. 154-155. Madrid 1998.
[2]  Palabras del SEÑOR en el Sagrario reveladas al Padre Fundador.